martes, 2 de enero de 2007

17 SITUACIÓN DE CAOS Y TINIEBLAS EN EL REYNO LEAR

El amor de un Rey que transmigró a otro tiempo y espacio, para liberarse de la culpa de no haber sabido escuchar el silencio, y tener la sabiduría de que el callar es el mejor momento compartido, fundó este Reino, cuando dos ojos de un olivo del ciberespacio lo atisbaron. Y una rosa eléctrica. Y una pasión de provincia francesa encantada en una pantalla. Y frutos que imaginó en el desierto, ni espejismo ni virtualidad, les quitaron cuerpo. Ahora, en el Reino vagan y penan y conspiran y reptan las sierpes. Dyoniso también ha llegado; pero el de la cruel máscara, quién no ha querido domeñar el vino y, a todos, ha llevado a la locura. Y eros, mas bien confundido en Thánatos, o en Keirós, aun más maligno, en confusos abrazos quema los cuerpos más que los restaña con la suavidad del amor cátaro. Un Nosferato acecha a la Trina en una Trina o séxtuple mordida: esto puede ser la Peste declarada; el Bufón de la corte ya es sólo Bufón de su Deseo. El teatro es teatro de concupiscencia, y las calles se tiñen de sangre. La Doncella que otrora escuchó de boca del Rey mil y un relatos, accediendo el noble varón, al rol de Sherezad, ahora duda si entre el de barbas nobles o un plebeyo mozalbete que se dice caballero, depositar la gema de su amor. Pero, como Testigo de estos sucesos me pregunto: ¿No ennoblece la gema aún más un noble varón? ¿O el amor es puro desvarío? Entonces, ¿qué depara a este Reyno el Destino? ¿Permitirán los Hados que, nuevamente, la cólera del Rey Lear lo haga presa de la locura, como la de Aquiles, que a épicos sucesos dieron lugar y las crónicas se poblaron de hecatombes sagradas, de olor a sangre derramada y cuerpos atormentados, y torres liberando llamaradas, más los hayes del pueblo inocente. ¿Será la insensatez el fin de este Castillo destinado a albergar al amor de dos que en el ciberespacio, tras el password del amor, "ojos de perro azul", tras mil errancias se encontraron?

El Historiador del Reyno

25 DIÁLOGOS:

El coro dijo...

...Dejad constancia historiador, que algunos miembros del coro han sido ya mordidos por el monstruo volador...

therese dijo...

Señor historiador deste reyno construido por el amor de nuestro Lear, debéis saber que yo amo, amé y amaré a mi rey, por los siglos de los siglos.

Acaso mi razón se obnubiló por algunos instantes, pero ya he recobrado la cordura. Sólo deseo que el rey, su Machistad, me autorice a pasar algunos días con sus noches, a solas conmigo misma en la Catedral. Estoy segura que ése será el bálsamo que mi alma resquebrajada necesita para recuperar la paz definitiva y así poder amar y honrar a su rey, nuestro rey como Dios manda.

Así sea.

Anónimo dijo...

...Yo le creo Mi Rey, es sincero su hablar y su voz suena tan dulce como la verdad...

Anónimo dijo...

¡¡¡Corten!!!

me equivoqué
y no encuentro el basurero
para arreglar el entuerto...
¿es posible que a él nos den acceso?

Anónimo dijo...

TOMA 2

¡Acción!

...Yo le creo a ella,
Ilustre Historiador del reyno,
es sincero su hablar
y su voz suena tan dulce
como la femenina verdad...

el historiador del reino dijo...

Doncella, si vuestras palabras son honestas como tan dulce vuestro hablar, yo creo que este Reyno por amor en cada piedra puesto y construido se poría salvar...


Si váis a la catedral, pero cuidado doncella, esos coros son dudosos, handa aún por ahí Dyoniso... no vaya a ser.

Sólo sabed, os hablo como viejo historiaor, nada más: si en la dulzura de vuestras palabras no se alberga el amor... mejor... meditad, hija mía, meditad. Ten mi confianza y amistad, dado que bendición no os puedo dar, ya que curato o soy... no en...por...ajj, cof... cof... pero vete, vete ya a vuestro Destino mejor cumplir.

el corrector de pruebas real dijo...

y ahora el historiador:

"anda por ahí Dyoniso",

obvio, y aprovecho de verificar, los chupasangre se arremolinan en las torres, en palacio, se esconden en los mausoleos, en las viejas estatuas, están anidando en el teatro, en las cámaras secretas (¡cuidado fornicadores que una mordida de vampiro en el culo, ayayay!)

Así que mejor armaos de ajos, crucifijos y flores de acónito!

King Lear dijo...

Therese: yo también vago por los corredores del palacio con un candelabro de plata y velas azules, buscando tu ondulante figura, tu cuerpo tanas veces amado: y prito por los corredores y toreones desolados, aullentando a los vampiros y rogando para que no os atrapen o vuestro dulce cuello mancllen: grito, grito por vos Therese mía, dueña única de este Reyno y del corazón bapuleado de este Rey, grito y grito: ¡Ojos de perro azul! ¡Ojos de perro azuuuuul!!!!!!!! ...y siento en mi aullido lastimero al furioso lobo que despierta... de más amor sediento!!!!

therese dijo...

Oh, mi Rey, no sufráis por mí. Sólo gozad el amor que nos tenemos. La brújula de los tiempos va cambiando y ya estoy más sentada en mis cabales.

Tal vez fui hechizada, no lo sé, pero intuyo que actué sin pensamiento...

Estoy arrepentida de haberos causado tormento en el alma. Os amo, mi rey, mi vida, mi universo y todo...

Pero mandad ya el carruaje para irme a la Nunciatura. Mandad que me protejan varias novicias que habrán de turnarse, mientras yo descanso y paseo por los jardines y pienso... pienso en cómo hacer para no volver a dejar embarrada alguna.

el coro dijo...

(Se oye la música de "Lo que el viento se llevó)

¡¡Qué emoción, qué tierno es el Rey!!

Triministra de la Corte dijo...

(Entra corriendo y muy agitada)

Dónde está Su Majestad, debo hablarle con urgencia, he prendido a Dionisos y he decubierto al vampiro, es el Bufón, lo sé, esta noche lo he comprobado, esa es la causa de su extraño comportamiento desde hace una semana...
Ayudadme debo encontrar al Rey...

Triministra de la Corte dijo...

(El Historiador la observa con calma)

No quiero más tinieblas, no más pesadillas...

¡¡¡Fuera de aquí monstruos del averno!!!

Quiero otra vez la belleza y la armonía, basta de decadencia y embriaguez, el castillo está balanceándose sobre un pantano...

¡¡¡¡Majestad dónde estais haced algo!!!!

therese dijo...

Historiador del Reyno Lear, os dejo con vos un mensaje a mi rey.

Lo necesito en nuestra recámara secreta. ya le he dejado dos mensajes y no acude.

Es muy importante lo que debo decirle.
Lo estoy esperando vestida con las ropas que a él le gustaban tanto... y así y todo no me va a visitar.

Oráculo chanta dijo...

Rey, acudid presto a la cita con Therese en la recámara secreta.
Ya os lo aviso

King Lear dijo...

Calma, dulces doncellas y preferidas de esta corte: Mon Cher Therese, idos a vuestro espirtal retiro y pensad que en ese trance os besaré al ánima incorpórea con besos de vuento, de brisa, de céfiro marino apaciguado Neptuno y sus iras por Afrodita que nos amparará. Quería enviaros con Sir Ugolino, el Señor Wolf del Reyno, apadrinado por Quentin (Tarantino) pero tiene miuchas cosas que limpiar en este Reyno. Pero os acompañará Merlín, que jura usar su varita solo para sortear sortilegios, dado que él puede descubrir a cualquier impostor que se presente en vuestro retiro con mi figura u otra figura amada, para confundiros. Merlín en eso es ducho.

Y os enviaré el último invento del mago: una limusina , es decir, un carruaje sin caballos, con frigobar (sin krypalis)tv cable y una Biblia para que en la palabra de Él directamente confiéis. Estáis en una misión difícil, Therese, mientras Sir Ugolino limpia el Reyno. Cuidaos. Ese aparatito rojo con el sello real se llama celular, podéis comunicaros drectamente con el teléfono rojo de la Cámara Real. Os beso los pies, las manos, el pecho, los ojos, el pelo y huelo el sándalo de vuestro amor. Con él en mis sentido aguardaré este necesario retiro.

King Lear dijo...

Triministra: Sir Ugolino se encargará de limpiar el Reyno. a va prseto en su corcel, solo como siempre, y armado hasta los dientes, que además son de hierro, porque hasta a mordiscos iere y mata. Pero con el Bufón no es tarea simple. Hay que probar su culpabilidad -o más bien identidad dionisíaca- en un justo juicio donde debe, además, comparece el Cardenala. Los Poderes del Reyno deben juntos actuar y con su propia potestad. El resto de los animalejos, empusas, lamias, vampiros, lobizones, equidnas, sierpes, y otras sabandijas ya Sir Ugolino, mazo en mano, en buscade ellos va. Y vos sabéis como es de presto. Auardad en vuestra recámara y veremos en calma, como hacemos el juicio al Bufón, para que no se diga que no hubo debido proceso.

El reyno de arte y belleza nuevamente será.

Pero antes: vos,Trina, por casualidad y hechizada, ¿no habréis tenido alguna, ejem, aventurilla con el acusado Bufón?. Hay rumores... Eso sería grave grave. Así que hablad o confesaros con el Cardenala a tiempo. Presto iré con él/ella a parlamentar.

therese dijo...

Gracias, mi rey, por vuestra procupación y vuestros regalos... esos inventos increíbles de Merlín.
Qué maravilla.
¿Sabe usted por casualidad, mi rey, si Merlín es amigo o conocido cercano de un hermoso gitano mago llamado Melquíades?

Me retiro a reposar el espíritu.

Os llevo en mi corazón y en mi pensamiento, my dear king.

Triministra de la Corte dijo...

(Entra corriendo)

Juro Su Majestad que no he tenido... con el Bufón, vos me conoceis, ¿cómo dudais de mi blancura?
Y sabeis que busco la luz y siempre aparto de mí la tiniebla...
El Bufón era otro, tierno, obediente, caballero, angélico y presto a servir y ahora, afiebrado y pornográfico se ha puesto. Y vos sabeis que eso me ofende...

Ayudadme Su Majestad y pronto volverá todo a se lo que era: Un castillo donde crear y amar, hacer libros, dar vida... para dejar afuera el reyno de la Muerte, la decadencia y la corrupción que tanto nos afecta. Ya hemos visto lo que es capaz de producir el poder, la ambición, la lujuria, la traición, la magia de la oscuridad y no de la poesía. Yo quiero volver a ser Trina...

(Baja la cabeza)

Reconozco que me dejé llevar por mi naturaleza jugadora... como siempre...
Imploro vuestro perdón Majestad y dejo a mi cargo aquí en sus venerables manos...

Bufón de la Corte dijo...

(Entra sangrante y cubierto de estiercol, el enorme jubón sucio y desteñido parece estallar en salva sea la parte)

¿Escuché la voz de la Triministra?

Bufón de la Corte dijo...

¿Ama?

grandchester dijo...

(Propio de el Cardenala)

Su Excelencia, Historiador,
Augusta Triministra y demás Nobles Damas y Señores presentes o ausentes.

El Cardenala os informa que con gusto participará como asesor de la parte acusadora y que pone a disposición del Soberano y de quienes el designe como partes de esta investigación y el juicio, veredicto y condena subsecuentes
las instalaciones con que para tales fines cuenta el Santo Oficio.

(Entrega un sobre lacrado con la declaración y queda en espera de respuesta)

King Lear dijo...

Dura tarea la de un Rey que ya a las 9:30 tiene que empezar a laburar. En fin. Presto sea:

Triministra: trina sois y trina seréis si no estáis trinando de más. ¿Comprendéis? Yo no pongo en duda vuestra blancura, pero a veces una manchita, una mácula inadvertida hasta por vos, un mal sueño, un hechizo, las plantas de los zapatos pegadas a los pies, el semáforo de la esquina dando tres luces celestes y el frutero de la esquina que os lanza azahares, qué sé yo, véis? La acusación al Bufón es grave, pero por un rapto de concupiscencia no podemos acusarlo de vampirismo, ¿no creéis? ¿no sería todo efecto del kripalis, o tal vez su deformidad frente a vuestra trina belleza, onda "La Bella y la Bestia? En fin, el Cardenala, presentadas las demandas vuestras y del bufón, decidirá. Que el juicio y el veredicto se lleven a cabo en la recámara del Consejero de Rey, ya que ese soy Yo mismo, Merlín y el Historiador, no necesito más.


Bufón, mal aspecto lleváis, sangrando y escaldado como gato que del agua fría huye y con ese jubón ya seboso como terno de empleado público y además abultado y en parte más bien pudenda: ¡plugo a Dios! ¿No podéis hacer algo al respecto?

(Carraspea y trata de hacer entender al bufón por mímicas y gestos)

Maneras hay, vos sabéis, además que no sería prudente presentaros con esa, ejem, hichazón al juicio de el Cardenala.


Y vos juisoso(a) Cardenala: presto, al juicio procedéis, estudiando bien las partes y sus acusaciones y defensas que cada uno hará ya que no podemos asignar abogados defensores, las arcas con tanta revuelta, fiesta y los show teatrales del Heraldo ya casi vacías están.

Antes de retirarme, Triministra, una tal Reginalda Ripamonti de Becerra Cencerro, dícese mujer del zapatero, alega que vos tenéis a su marido en vuestros aposentos. La mujer llora y moquea y dice que el mentado Alvaro Bcerra Cencerro es su único sustento y los zapato su alimento (no es que se los coma, como Chaplin aquel genial bufón que ya me quisiera en esta corte que el que teemos más sabe de erecciones ue de risa).

¿Qué me decís de las quejas de esta señora, que ya se da por abandonada o viuda?

Triministra de la Corte dijo...

(Sorprendida)

Su Majestad... nunca llegaron los zapatos que encargué a mis manos y nada sé del artesano Cencerro, os lo prometo, mas en buscarlo pondré dedicación, y haré a las damas registrar cada rincón de mi recámara, incluso, debajo de mi cama.

(Se inclina ruborizada y se retira presta)

reginalda ripamonti de becerra y cencerro dijo...

Pécora: vos teneís a mi marido raptado: y él con su lezna que es el sustento de nuestra pobre familia, que habita una mediagua junto al foso del Castillo... devolved a mi hombre mujer trina y tras veces pecadora, amancebada con uno casado como es mi zapatero y todo para que os haga capatillas gratis. Si e cardenala o el Rey no hace usticia, clamaré al pueblo o a la plebe como vois la llamaís, mujer bandida y ahí va a quedar la grande otra vez, que ni vampiros ni Dionisos!!!!

Triministra de la Corte dijo...

(Desesperada)

¡Otra vez...
las acusaciones van y vienen
ahora es el zapatero
válgame Dios!